Francia ha creado 2 nuevos quesos.

¡Le Confiné y La Bédigue de Nimes son los dos nuevos quesos producidos en Francia y son totalmente exclusivos!

 

Pues resulta que hace unos días estaba haciendo planes para preparar una cena romántica y me puse a investigar un poco para decidir que vino y quesos podrían darle un toque más fino a la velada.  Así que, después de un tiempo de navegar por internet (y tras constantes distracciones en Youtube y Tik-Tok), buscando un buen maridaje para la ocasión me topé con la noticia de que en Francia se han creado recientemente dos nuevos tipos de queso. Aquí les comparto un poco de la historia.

El primer queso en ser creado lleva como nombre “Le Confiné” y sí, adivinaron, su nombre y creación se derivan de la actual situación en la que aún nos encontramos en todo el mundo. Los creadores del nuevo orgullo de Francia son Lionel y Laura Vaxelaire, una pareja de granjeros que se dedican a la producción de quesos desde hace ya algunos años.
Cuando Francia decide aplicar el confinamiento a sus ciudadanos, la venta de quesos y leche en la granja de los Vaxelaire cayó un 80% debido a que los restaurantes, a quienes vendían sus productos, se vieron en la necesidad de cerrar sus puertas.  Las ventas de sus productos eran apenas de un 20%  pero las vacas (que no estaban al tanto de la situación mundial) seguían produciendo leche de forma normal. Lo único que se les ocurrió a los Vaxelarire fue continuar con el duro trabajo y esperar por lo mejor.

Tratando de explicarlo de la forma más sencilla posible, lo que llevó al descubrimiento de este nuevo queso fue un cambio en el proceso de añejamiento. Normalmente, una vez que se ha extraído el suero el queso, este se enjuaga y se le agrega sal, posteriormente se pone en estanterías donde cada dos días se voltea y se enjuaga hasta completar su proceso de añejamiento.  Los Vaxelaire decidieron cambiar un poco esta rutina. Eligieron una cantidad de quesos y la dejaron en las estanterías omitiendo por un mes los pasos de volteado y enjuague. Esto dio como resultado un queso de corteza gris y una textura semilíquida en los bordes y más arenosa en su parte central.

El segundo queso, “La Bédigue de Nimes”, fue creado por Sylvain Crégut, una persona que se dedicaba a la curación de quesos y que, tras iniciar la pandemia, decidió regresar a su pueblo de origen, Nimes.
Con los conocimientos que adquirió trabajando durante años como curador, decidió intentar hacer queso de forma artesanal por su propia cuenta, buscando producir un queso que fuera de leche fresca de oveja y que tuviera un sabor y aromas únicos. Sylvain se dedicó por meses a crear un queso con la cuajada de la leche fresca de oveja (básicamente como hacer un queso a partir de prensar queso Cottage), ya que es parte de la textura que quería mantener. Lo interesante de La Bédigue de Nimes es que al queso se le agrega sabor añadiendo sal marina y, durante en el proceso de curación, en vez de enjuagar el queso en agua, Sylvain utilizó un vino especial que se acostumbra en la región de Nimes principalmente como aperitivo. Todo esto dio como resultado lo que Sylvain describe como un queso dulce y amargo que viene acompañado de dos pasas amarillas que fueron remojadas en vino de la región.

Actualmente estos quesos tienen una gran aceptación por parte del pueblo francés y, debido al tiempo su producción, los creadores  es complicado cubrir la demanda que existe en estos momentos. Por esta razón Le Confiné y La Bédigue de Nimes son quesos que no son importados y únicamente se pueden disfrutar en Francia.

Si una visita a Francia siempre debe ser una experiencia más que interesante, tener la oportunidad de probar una de estas creaciones debe ser algo único para los amantes de la comida.

Por cierto. Leyendo acerca de Le Confiné y La Bédigue de Nimes se me fue la tarde y ya no me dio tiempo de preparar la cena…  será hasta la próxima semana, supongo.

Por el momento se despide Don Camarógrafo.

Deja tu comentario

error: =)